(El reproductor de abajo puede detenerse en cualquier momento pulsando la tecla Escape)


AUDICIONES

El fragmento musical que se oye en el blog, siempre interpretado por el Tölzer Knabenchor y sus solistas, irá cambiando cada cierto tiempo. En los comentarios podéis hacer vuestras propias peticiones.



domingo, 30 de agosto de 2009

Hacia Irsee




Quedan pocos días para un evento musical muy importante: el Festival de Música Antigua Klang & Raum de Irsee que va ya por la decimosexta edición:
El coro de niños de Tölz intervendrá el viernes y el domingo:
Viernes 4 de septiembre

Irsee | Festival Klang und Raum Festsaal
J. Haydn: Cantata Der Sturm Hob XXIVa:8, Salve Regina Hob XXIIIb:1, Berenice que fai Hob XXIVa:10, Te Deum para la Emperatriz María Teresa.
Con el Tölzer Knabenchor
Sigrid Plundrich (Soprano)
Tafelmusik Baroque Orchestra de Toronto; Leitung: Bruno Weil
Reserva de entradas: +49- 8341-906699
Domingo 6 de septiembre
Irsee | Festival Klang und Raum Klosterkirche
J. Haydn: Las Estaciones Hob XXI:3
Con el Tölzer Knabenchor
Sigrid Plundrich (Soprano), Jan Kobow (Tenor), István Kovács (Bajo)
Tafelmusik Baroque Orchestra de Toronto; Dirección: Bruno Weil
Reserva de entradas: +49- 8341-906699
Si alguno encuentra todavía una entrada y un vuelo, le aconsejo que se escape; pero me temo que sea demasiado tarde. Mis potenciales lectores han de estar atentos a la web oficial, donde los eventos musicales se anuncian con mucha antelación.
La pena de este año es que no va a haber niños solistas.
Envidio la extraordinaria cultura musical de Alemania. Irsee es un pequeño pueblo situado en el distrito de Allgäu (Baviera). Consta de 1388 habitantes, según un censo de diciembre de 2007. Es famoso por su Abadía, ¡y por su festival, claro! Fijaos: una localidad tan pequeña y con un evento musical de tal categoría. Podéis leer sobre Irsee aquí:
Mi experiencia del pasado año en este Festival fue memorable; tanto que aún sigo viviendo de los recuerdos. Casi no podía creer que me encontrase allí, que aquello fuese real. Sí, esta frase suena muy tópica, pero yo lo sentía de ese modo y por ello la escribo.
Tuve la oportunidad de conocer personalmente a grandes fans del Tölzer Knabenchor con quienes ya mantenía contacto electrónico. Uno de ellos, A. B., lleva veinte años tras las huellas de los pequeños cantores. Ha viajado a diversas partes de Europa y el mundo para asistir a conciertos, incluso a Israel y recientemente a California. Él vive en Munich, allí puede asistir a multitud de eventos. ¡Ya quisiera yo tener mi residencia en la capital bávara!
Este interesante grupo de fans incluía a gente de Inglaterra, Francia, Escocia, Suiza y diversas partes de Alemania. Me encantó encontrarme entre ellos: ¡cinco nacionalidades en torno al coro! Conocí asimismo a Andreas Mörwald y su familia y pude saludar a Simon Bohrenfeld y otros solistas, entre ellos al señor Panajotis Iconomou con quien me hice una foto. Llegó el momento tan esperado por mí: estrechar la mano de mi admiradísimo Gerhard Schmidt-Gaden. Le llevaba de regalo un retrato que le hizo mi padre (es profesor de Dibujo de Secundaria). El pobre tuvo que luchar un poco para abrir el bien preparado envoltorio y yo me estaba empezando a poner nerviosa porque no quería hacerle perder tiempo.
¡Oh, qué concierto! No lo olvidaré mientras viva. Las obras interpretadas fueron las Vesperae Solemnes de Confessore de Mozart y la Missa Cellensis de Haydn, además de una Introducción y Fuga en Sol Menor del compositor moravo Franz Xaver Richter. Los solistas: Andreas Mörwald y Simon Bohrenfeld (sopranos), Alexander Rampp y Jonas Häusler (contraltos), Andreas Weller (Tenor) y Panajotis Iconomou (Bajo). Con ellos, claro, Tafelmusik y Bruno Weil. Fue magnífico, excelente. Ambas formaciones encajan a la perfección, calidad por partida doble. ¡Qué empaste el del coro! En cuanto a la sonoridad de la orquesta, ¡impresionante! ¿Qué decir del famosísimo Laudate Dominum de las Vesperae cantado por Andi Mörwald? ¡Qué voz, qué forma de expresión, qué bello el final! Hizo llorar a muchos de los presentes y fue muy aplaudido. En cuando a Simon y a los dos contraltos, maravillosos también. El Gratias Agimus Tibi de la Misa de Haydn fue interpretado por Simon con una hermosa voz. El tenor Andreas Weller, sin embargo, no me gustó tanto y Panajotis Iconomou era mucho mejor de niño.
¿Qué pena que no se haya editado un cd con este concierto, que la gente no pueda apreciar aquella magnífica interpretación! Porque, por mucho que la describa, ¿cómo os haréis una idea? Imposible. Lo único que me queda es aconsejaros que visitéis este Festival; la experiencia merece la pena y la recordaréis siempre.
El Tölzer Knabenchor grabó a comienzos de los 70 las Vesperae de Mozart con el Collegium Aureum. El soprano fue nuestro pluriempleado Hansi Buchhierl y el contralto, Andreas Stein. Esa interpretación, sin embargo, no me gusta mucho: el sonido del coro no era muy bueno, el Collegium no le daba ese espíritu historicista y la visión de Hansi del Laudate Dominum no tiene nada que ver con la de Andi. Comparando estas dos versiones se puede apreciar la evolución del coro y la del historicismo en aproximadamente 35 años.
Para despedirme os recomiendo las grabaciones de obras de Haydn y Mozart con el Tölzer Knabenchor y Tafelmusik. Una lástima que no cuenten con niños solistas; únicamente aparece Frederic Jost en el último número de La Creación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada