(El audio puede detenerse pulsando Escape o parándolo en el icono inferior).


AUDICIONES

El fragmento musical que se oye en el blog, siempre interpretado por el Tölzer Knabenchor y sus solistas, irá cambiando cada cierto tiempo. En los comentarios podéis hacer vuestras propias peticiones.



domingo, 9 de junio de 2019

¡La escolanía de Montserrat en Bad Tölz! Knabenchorfestival - 2019.


Los tres coros en la Marktstraße de Bad Tölz.


Bad Tölz, la ciudad que vio nacer, crecer y desarrollarse a uno de los mejores coros de niños del mundo, ha sido nuevamente escenario de un festival con frescas y dinámicas voces infantiles. Es reconfortante asistir a estos eventos, máxime hoy día, cuando la frivolidad lo invade todo y los jóvenes se educan pegados a una pantallita; sin apenas leer, absorbiendo contenidos insulsos... Pero quedan oasis, como ha podido verse estos días en la ciudad del Isar.

La escolanía de Montserrat se ha estrenado en este festival. Schmidt-Gaden e Ireneo Segarra tuvieron una relación en los años 70 que culminó con dos discos para Harmonia Mundi: la Missa Romana de Pergolesi y la Missa Salisburgensis... ¿De quién? Benevoli se decía entonces; Biber, afirman en la actualidad. Me encanta que nuestro mejor coro de niños, y uno de los más antiguos del mundo, haya participado en este evento tan bonito. El otro, además del anfitrión, claro, iba a ser el de Limburg, pero hubo disputas internas algunos meses antes de la celebración del festival y fue sustituido por los Wiltener Sängerknaben, de Innsbruck, y el Knabenchor Capella Vocalis, de Reutlingen.

El viernes 31 por la tarde empezaron los tiroleses con un programa dedicado en su totalidad a Schütz. Hubo piezas de los Kleine Geistliche Konzerte, de la Geistliche Chormusik y de alguna otra colección. Lamento que se dé tan poca cabida a estos autores; al menos aquí en España, supongo que en Alemania será otra cosa. Lo hicieron muy bien, y hubo buenos solistas. 


Escolanía de Montserrat. Maria Himmelfahrt. Bad Tölz.


Los de Tölz intervinieron con Mendelssohn y con el motete Fürchte Dich Nicht, de Bach. Confieso haber oído en la historia de esta agrupación versiones mucho mejores; se apreciaba inseguridad en los solistas y en algunos coristas. También puede que influya que cuatro cantores no asistieron al festival por estar ocupados interpretando La Flauta Mágica y el papel de Yniold en Debussy. 

Los de Montserrat fueron quienes nos ofrecieron obras más antiguas (del Llibre Vermell) y más modernas (de Vivancos, por ejemplo, director del coro hasta hace poco). Me gustaron mucho el Salve Regina con eco de Joan Cererols y el Magnificat del padre Viola con sus dos solistas, uno de los cuales fue bastante bueno. También me hizo ilusión que cantaran Imperatrix de la cibdad joiosa, pieza que he tocado varias veces con la flauta.
 
El programa del sábado fue, en general, bastante moderno para mi gusto. Brillante la misa para voces blancas de Britten a cargo de los Tölzer; y demasiado complejas sonaban las armonías de Vivancos en mis pobres oídos tradicionales. No sé cómo esos clusters no desconcertaban a los escolanos, que seguían en el tono correcto a pesar de los muchos compases a capella. El órgano resulta de poca ayuda con tales disonancias. Los Wiltener hicieron un hermosísimo Christ With Me (The Deer's Cry de Arvo Pärt), con bellos staccati y dinámica muy cuidada. Como colofón, las tres agrupaciones nos ofrecieron el canon de Mozart V'amo di core, compuesto precisamente para tres coros.



Knabenchor Capella Vocalis. Maria Himmelfahrt. Bad Tölz.

Por la tarde los de Innsbruck fueron reemplazados por el Knabenchor Capella Vocalis, un coro bastante reciente y que ofreció canciones folklóricas o pseudofolklóricas, como "Da unten im Tale" de Brahms. Brahms era muy amigo de decir que había encontrado y armonizado piezas que en realidad compuso él, pero ciertamente al final se han hecho patrimonio de todos; como el Heidenröslein de Werner, la Lorelei... Me encantó la dramatización de Heidenröslein, con un carácter distinto en cada estrofa según el texto. 

Los Tölzer nos hicieron reír con dos cánones de Mozart, Bona Nox y Difficile Lectu. Mozart era bastante ordinario cuando quería, pero como las obras fueron escritas por divertimento... Igual que el trío del moño, cuya letra se centra en un moño para el pelo que Constanze había perdido. El soprano fue el mejor solista de los Tölzer que he escuchado en esta ocasión, pero se notaban el él algunas inseguridades; no tiene nada que ver con la versión de Lischke de 2006. Claro que el chico de este año no parece llevar mucho tiempo en el coro 1, a juzgar por su aspecto. ¿Una gran promesa? ¡Sin duda! En cambio, el soprano de La Carità de Rossini dejó mucho que desear. Nunca había visto tantas flaquezas en los Tölzer; esperemos que se trate de una cuestión pasajera. ¡Ah! Me ilusionó escuchar a Julius Steinbach y Alexander Rampp, ahora como solistas adultos. 



Wiltener Sängerknaben. Maria Himmelfahrt. Bad Tölz.

 La escolanía de Montserrat nos ofreció canciones tradicionales de Cataluña muy conocidas, como la del ruiseñor o El Cant Dels Ucells. Cuando concluyó esta última pudo escucharse claramente a un mirlo que se dio por aludido. Fue justo después de la imitación que los niños hicieron de varios pájaros: ¡muy logrado el búho! El soprano solista cantó bien, pero con voz bastante débil y falta de aire; quizás por los nervios. Hubiera querido más cuerpo; ahora pienso enn David Pla y Llorenç Miclòs: ¡qué buenos eran! ¿A qué se dedicarán actualmente? 

El domingo hubo dos misas cantadas en Tölz; a mí me vino bien asistir a la segunda porque tenía que hacer un viaje de hora y media. Los anfitriones interpretaron varios pasajes de la Misa en Si Menor que cantarán en la clausura del Festival Bach de Leipzig; espero poder escucharla en la emisora MDR Figaro. Puedo añadir en mi Curriculum que he cantado con el Tölzer Knabenchor: los himnos que entonábamos todos, ¡ja, ja! Los coros de la misa en Si no fueron tan brillantes como los que les he oído en otras ocasiones; lo atribuyo al cansancio: ensayos, un concierto el viernes y dos el sábado, actuaciones en la calle el jueves y el viernes, encuentro con otros niños de coro... ¡Demasiada excitación! No sé cómo resisten. 

Espero que estas agrupaciones sigan existiendo durante mucho, mucho tiempo. El sonido de los coros de niños masculinos es único. Varias feministas polarizadas quieren acabar con tan hermosa tradición, pero los coros de niños y niñas son otra cosa, suenan diferentemente; no tienen la mmisma homogeneidad. No digo que no existan, mas son idóneos para otros contextos. Me entristecería mucho que las escolanías masculinas desaparecieran por culpa de argumentos estúpidos ajenos a cualquier aspecto musical. 

¡Viva la belleza! CANTEMUS ET EXULTEMUS.

viernes, 22 de diciembre de 2017

El niño que hizo llorar a Harnoncourt.

Bach: Recitativo para alto de la Cantata BWV 161. Harnoncourt.
Sólo faltaban diez minutos para el concierto. No, claro que no estaba nervioso: Bach leG salía natural. Esbozó una sonrisa ante el recuerdo de aquel ensayo en que Schmidt-Gaden le preguntara qué cantatas del genio de Eisenach había aprendido. "¡Todas!" –exclamó. Una pequeña exageración, pero… ¿Qué importaba? Cuando recibía las partituras y las cintas magnetofónicas, su único deseo era adentrarse en esas obras tan grandiosas. ¡Oh, el coro de la 178! ¡Y la 169! ¿Por qué no se la dejaron grabar? ¡Eswood, siempre Paul Eswood! ¡Pero si fueron compuestas para niños soprano y alto! Paul era su ídolo; adoraba la visión bachiana de aquel contratenor omnipresente en el ciclo de Teldec; sin embargo… ¿Por qué no les ofrecían más oportunidades a Christian y a él? Bueno, no iba a quejarse: gracias a su perseverancia ante Harnoncourt consiguió una pequeña victoria. Ambos chicos habían grabado ya algunos solos de contralto para Teldec, ¡y ahora intervendrían en la Pasión según san Juan! Allí, en la catedral de Graz, en la Styriarte; 300 años después del nacimiento del compositor a quien tanto debía. ¿Quién lo hubiera sospechado en 1980, cuando a su profesora de música del colegio se le ocurrió recomendarlo al coro de Tölz? "Tienes muy buena voz, Panito. ¡Sería una lástima que desperdiciaras ese talento!". ¿Él, buena voz? ¿Estaba loca? Pero la maestra ya había hablado con sus padres. Por tanto, a la edad de nueve años le cambiaría la vida: ensayos, estudio… Los primeros meses fueron tan duros… Por suerte vino Britten a salvarlo con el solo de alto de "A Ceremony of Carols" que nadie había preparado: fue su oportunidad. Desde entonces… ¡Cuántos viajes! Alemania, Francia, Italia, Polonia, Austria… Y los solos en óperas… "La Flauta Mágica", "Tosca", "Apolo y Jacinto", "Lohengrin", "Macbeth", "Carmen"… El repertorio moderno le costaba un poco, pero Bach y Haendel, ¡en absoluto! Incluso inventaba sus propios trinos y cadencias con los que sorprendía a Harnoncourt y a Schmidt-Gaden. ¡Hoy también lo haría! Pero, ¿cuánto tiempo le quedaba en el coro? Y después… ¿qué? ¿Todo para nada?
-¡Venga, chicos: salimos en cinco minutos, ¿estáis preparados? ¡Vamos, será perfecto! No tengo ninguna duda.
Era Harnoncourt. El concierto iba a ser grabado por la televisión; nada nuevo para él, en cualquier caso. "Apolo y Jacinto" fue una producción para la ZDF. ¡Oh, Alan, ese soprano genial que interpretó a Melia con sólo 11 años! La misma edad que Mozart al componer la ópera. Él, Panito, hizo de Céfiro. Alan dejó el coro antes de que le mudara la voz y grabó algunos discos por su cuenta. Quería ser director de orquesta… Mentalmente le deseó mucha fortuna.
¡Ya, ya llegaba el momento! Mientras salían, Panito sonrió pensando en Barbara: ¡la única chica de los Tölzer! La hija de Schmidt-Gaden que, sin quererlo inicialmente, acabó entre ellos como uno más: ¡caprichos del Destino!

Cantando, Panito se sentía en su salsa. ¡Qué coros, cuánta belleza! El inicial lo cautivaba, y los de las turbas… ¡Qué maestría del contrapunto! Su amigo Immler estuvo espléndido en el aria de alto "von den Stricken", y Helmut en "Ich folge dir gleichfalls". A él le tocaba el solo casi al final, cuando Jesús va a morir en la cruz y exclama: "Todo está concluido". Una punzada de dolor le atravesó el pecho, pues prácticamente acababa de perder a su padre. Hubiera querido que estuviese allí aquel día; ¿por qué a algunos les está vedado el disfrute de una vida extensa? Tuvo que esforzarse para reprimir el llanto: ¿cómo iba a cantar con un nudo en la garganta y el corazón encogido? Suspiró hondo.

¡El aria! Ya la anunciaba el Evangelista; ya exclamaba Jesús las últimas palabras: "Es ist vollbracht". Panito comenzó. Adoraba aquella parte tranquila, llena de dolor y paz a un tiempo, que le permitía ornamentar libremente. En contraste el ternario inesperado, rápido y de coloratura, para regresar al motivo inicial con la exclamación que pronunciaba dos veces: "Todo está concluido". En la penúltima se quedaba solo, como pidiendo silencio al mundo entero para que presenciara su último aliento. Imprimió en esas tres palabras, en esa escala descendente su ser al completo, plasmando una emoción desmedida en cada sílaba mientras vislumbraba la desesperación del personaje.
Al finalizar se dio cuenta de que el silencio de la catedral podía oírse, y duró unos segundos: nadie movía un músculo, nadie respiraba…
-¡Panito, has hecho llorar a Harnoncourt! Y a mí también, claro –exclamaría Schmidt-Gaden unos minutos más tarde, abrazándolo. El maestro lo felicitó igualmente, y sus compañeros, y todos los músicos del Concentus, y gente del público… Él, aturdido después de tantas emociones, luchaba contra un pensamiento que se debatía por eclipsar toda la gloria de aquellos felices instantes: "¿será ésta la última obra grande que interprete? ¿Y después, qué?"
Bach: Cantata BWV 178. Harnoncourt.
Agnus Dei de la Misa en Si Menor.

sábado, 24 de junio de 2017

Tölzer Knabenchor y Concentus Musicus Wien: ¡sigue el tándem perfecto!

Reseña en ORF III.
Hace poco tuvo lugar en Melk un extraordinario concierto. A muchos os sonará esta abadía austriaca por "El nombre de la rosa", pues Adso, el protagonista, provenía de allí.
El coro de Tölz intervino con sus solistas; destaquemos al soprano Elias Madler, que acaba de cumplir 14 años y empezó a hacer solos ya a los nueve: ¡un genio! Pena que pronto le cambiará la voz.
El Concentus Musicus Wien colabora una vez más con los chicos del Tölzer. Por desgracia, ahora sin Harnoncourt y sin muchos de los antiguos integrantes. He de decir que la nueva formación conserva el dinamismo de la original. ¡Qué energía, qué buen gusto! La Cantata 34 sonó desbordante; también "Erschallet, ihr Lieder".
Espero que Tölzer y Concentus sigan trabajando juntos y que continúen empleando a niños solistas soprano y alto. ¡Es el Bach auténtico, el Bach que me emociona! ¡Muchas gracias por la apuesta! El ciclo de cantatas de Teldec revolucionó la concepción interpretativa imperante y marcó todo un hito. ¡No os echéis ahora atrás! ¡Seguid colaborando a lo largo de las generaciones!
Me encantan las voces de tenores y bajos de los Tölzer, tan frescas y jóvenes. En cuanto a los niños..., ¿qué decir? ¡Gracias, gracias por estos placeres musicales! Una pena que Bach no pueda disfrutar del prodigio que brindáis: ¡seguro que lo alabaría!

viernes, 23 de junio de 2017

Fragmentos de la Pasión de Eisenach.


Esta Semana Santa se repitió la Pasión según san Mateo que tuve la suerte de ver en Lausanne; esta vez en Eisenach, ciudad natal del genio de la música a quien el coro de Tölz ha sabido honrar exquisitamente a lo largo de su historia.
Os incluyo unos fragmentos que espero que disfrutéis, donde podréis apreciar a Elias y Lorenz, soprano y alto solistas respectivamente. Dirige Reinhard Goebel.
SOLI DEO GLORIA, que firmaría el gran Kantor.

lunes, 19 de junio de 2017

Gerhard Schmidt-Gaden: 80 años.




Noticia en Merkur Online.
En todos los campos del saber proliferan de vez en cuando seres geniales que nos deslumbran y dan ejemplo con su grandeza. Para regocijo de la especie humana, cuyo nombre dignifican y ennoblecen, se consagran por entero a su pasión contribuyendo a que, pese a las innumerables tropelías cometidas por el Homo Sapiens Sapiens a lo largo de su breve historia, mantengamos firme la esperanza en el progreso y el buen hacer de la Humanidad. Una de esas personas es Gerhard Schmidt-Gaden, que hoy cumple 80 años.
No voy a extenderme en datos biográficos que conocéis o podéis buscar. Todos sabemos que creó de la nada el Tölzer Knabenchor antes de cumplir los veinte y que en poco tiempo lo elevó a la categoría de uno de los mejores coros de niños del mundo. Tampoco os descubriré nada nuevo cuando mencione su compromiso por el historicismo en el aspecto vocal, con coros infantiles masculinos y pequeños solistas de voz angelical y conmovedora, preparados exquisitamente y capaces de expresar mucho más que los adultos. No hablaré de su ingente discografía, de los directores con los que ha trabajado ni de sus cautivadoras versiones que me hacen llorar siempre que las oigo, en especial con Bach o Schütz. Sólo quiero aquí centrarme en el hombre que nos ha regalado todo esto gracias a un profundo amor por la música; por la excelencia; por los niños; por el trabajo bien hecho.

Retrato de Gerhard Schmidt-Gaden en 2008, por José Ángel Sánchez.


Una sola persona con ideas muy claras obró el milagro en Bad Tölz, y lo hizo con un arma que rinde a todos: el cariño, el inmenso cariño. Él, el profesor Schmidt-Gaden, Herr Schmidt-Gaden o Gerhard, disfruta hoy de su aniversario en excelente compañía, después del concierto homenaje que se le brindó ayer. Cumple 80; el coro hizo en abril los 61. Aunque ahora lo dirigen Fliegner y Haudum, su fundador sigue observando, aconsejando y enseñando. Ha sembrado una semilla que seguirá dando frutos, o al menos así lo esperamos. También confiamos en que Schmidt-Gaden goce de unos años muy dichosos y de todo el amor y el afecto posibles. Estamos en deuda con él; con su arte; con su concepto interpretativo. Muchos de los que fueran niños cantores le deben hoy en día su carrera; su profesión; su formación.
Por todo ello, estimadísimo maestro, te damos las gracias hoy y expresamos desde estas líneas nuestros mejores deseos. Viel Glück, Gesundheit und wunderschöne Momente!
La Humanidad.
Vídeo: Schmidt-Gaden in Alpha-Forum.

viernes, 17 de febrero de 2017

Novedades.

Ver artículo en el Tölzer Kurier.
Este año también tendrá lugar el Festival de Coros de Niños, en Bad Tölz. Vienen los St. Florianer Sängerknaben, de Austria, y el coro de niños de Dubna (Rusia). Será del 25 al 28 de mayo.
En abril interpretan la Pasión según san Mateo en Brixen, Meran y en la ciudad natal de Bach, Eisenach, con niños solistas y Goebel dirigiendo.
En junio se repite un exitoso tándem: Tölzer Knabenchor+Concentus Musicus Wien. Por desgracia sin Harnoncourt, obviamente. Interpretarán cantatas de Bach, y espero que también con niños solistas.
Algunos chicos viajarán a Budapest, Pekín, Tokyo y Moscú para encarnar papeles solistas en óperas.
El Vaticano se ha puesto en contacto con Barbara Schmidt-Gaden: es muy probable, por tanto, que actúen en la Basílica de san Pedro.
El 19 de junio, mi admiradísimo Gerhardt Schmidt-Gaden cumplirá 80 años. Se celebrará por todo lo alto, con un concierto homenaje al que me gustaría asistir, más que nada para poder abrazar como se merece al insigne maestro. Vielen Dank für Ihr Lebenswerk, Herr Professor! Wir bewunderen Sie tief.
Deseamos al Tölzer Knabenchor otros exitosos 60, 600 años.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Macht hoch die Tür: cuatro coros de niños en la televisión bávara.

Durante los cuatro domingos de Adviento se emite en el canal Br-Fernsehen un programa titulado como el famoso villancico tradicional, "macht hoch die Tür ["Abrid las puertas"]". Interpretan hermosas piezas presentadas por los propios cantores, hablan de la historia del coro y aparecen solistas destacados. Van los vídeos:



http://www.br.de/mediathek/video/video/der-windsbacher-knabenchor-100.html http://www.br.de/mediathek/video/video/die-regensburger-domspatzen-100.html