(El reproductor de abajo puede detenerse en cualquier momento pulsando la tecla Escape)


AUDICIONES

El fragmento musical que se oye en el blog, siempre interpretado por el Tölzer Knabenchor y sus solistas, irá cambiando cada cierto tiempo. En los comentarios podéis hacer vuestras propias peticiones.



miércoles, 26 de agosto de 2009

Cantatas de Teldec


No, sufridos lectores; no creáis que va a ser éste el único mensaje dedicado a esa Integral de las Cantatas bachianas aparecida en Teldec, que me hizo conocer al Tölzer Knabenchor. Soy honrada desde el principio y amenazo con inaugurar una serie que puede resultar más larga que las cutres y lacrimógenas telenovelas sudamericanas. Pero, ¿qué hago? Tendré que venderme bien en mi propio blog, ¿no? En fin: como la lectura es libre... Comencemos.
Mis pensamientos se dirigen a un día lluvioso de mediados de octubre de 1993. Tenía entonces trece años. Sí, sé que acabo de revelaros mi edad, pero no importa; creo que todavía no ha llegado la etapa de mi vida en que comience a quitarme años, aunque el cambio de decenas amenaza recordándonos que el tiempo pasa para todos, o más bien que todos pasamos por el tiempo. Aquel día del 93 estaba lloviendo, como acabo de indicar. Este dato que puede resultar insignificante no lo era en absoluto, pues atravesábamos los años de pertinaz sequía (¿por qué las sequías se obstinan en ser pertinaces?). Si a ello sumamos que este pueblo sevillano desde el que os escribo no suele recibir la descarga de las nubes (este año ha sido una excepción), podréis comprender cuánto me alegran las lloviznas y los chaparrones, contrariamente a la tendencia general. A mí lo que me deprime es el sol y el calor no puedo soportarlo.
Aquel día de octubre llovía moderadamente y, para colmo de mi felicidad, se oía en Radio Clásica (creo que ya había dejado de llamarse Radio 2) una Cantata de Bach. Con la ingenuidad típica de la adolescencia me dije: "Bach, lluvia: ¿qué más se puede pedir?". Y realmente me sentía dichosa. Ya que estamos con las dichas, os recomiendo la Cantata BWV 84, "Estoy dichoso con mi suerte", por supuesto en la versión del niño soprano Wilhelm Wiedl, solista del coro de Tölz, y el Concentus Musicus Wien, dirigido por Nikolaus Harnoncourt. Podéis consultar la biografía del ahora tenor Richard Wiedl en el artículo de Wikipedia dedicado al Tölzer Knabenchor. Su voz segura y fuerte de soprano me encanta, ha sido solista en muchas otras Cantatas de esta grabación. ¡Pero fijaos en el virtuosismo de la 84, sobre todo del aria inicial! Seguro que muchos de vosotros tiene a mano la colección "Bach 2000" o si no la Integral de Cantatas de Teldec; para el caso es lo mismo porque en "Bach 2000" han tomado esa integral. Os conmino entonces a sacar de su cajita el disco número 26, o el 11 del segundo volumen de Cantatas (depende de cómo lo tengáis distribuido) e ir directamente a la segunda. Por cierto, luego escucháis también la primera, para niño contralto: "Erfreute Zeit im neuen Bunde". El solista es de los niños cantores de Viena y su nombre, injustamente, no aparece. Esto ocurrió con muchos de los integrantes del coro vienés, nunca entenderé el porqué. Pero oigamos ahora ese oboe barroco atacando el tema. ¡Qué violento suena eso! Me recuerda a Les Luthiers: "[...] ataca el tema, que resulta ileso". Ese buen oboísta del Concentus murió cuando aún no había terminado de grabarse el ciclo y lo sustituyó otro peor, por desgracia. Una cosa: el tenor Kurt Equilutz interviene en casi todas, ¡es increíble! Quien no me gusta mucho es el contratenor Paul Eswood. Hubiera preferido, por supuesto, que interviniesen niños contralto, pero al parecer Eswood tenía no sé qué contrato con la Teldec: ¡una lástima! Ya os recomendaré cantatas con Panito, Christian Immler, Stefan Rampf... ¡Adoro esas voces!
Detengámonos: el oboe ha concluido su parte y aparece Wilhelm Wiedl proclamando que está dichoso con la suerte que su querido Dios le envía. ¿Os habéis fijado en cómo expresa, en los trinos que hace, en su hermosa voz? La segunda parte del aria es realmente compleja y el joven Wiedl resulta airoso. ¡Qué encanto le da! ¡Qué prodigio! Se nota que es un Tölzerknabe, por supuesto.
Pero no voy a seguir enrollándome, os dejo escuchando el resto de la obra. Espero que os emocionéis tanto como yo. Falta la lluvia, y creo que tardará unos meses en llegar. ¿Cuándo saldremos de esta canícula?

2 comentarios:

  1. Disculpad: he dicho que la BWV 83 es para contralto. Sí, he olvidado a los demás solistas... Por supuesto el pequeño cantor de Viena no resulta ni mucho menos tan brillante como Wilhelm Wiedl en la 83, como habréis apreciado.

    ResponderEliminar
  2. Aquí tenéis la partitura de la 84:
    http://www.sheetmusicfox.com/Bach/bwv084.pdf

    ResponderEliminar